Camino hacia la conciencia plena y la regulación emocional

En el cotidiano, muchas veces la incertidumbre esta a la vuelta de la esquina, haciendo que se aferren a nosotros pensamientos automáticos o creencias limitantes, que nos paralizan y nos acorralan. Quizás más de uno ha sentido que la cortina del bienestar se desvanecido de la noche a la mañana, o que la mala suerte les persigue incansablemente. Predestinados/as quizás, a que la vida les sea muchas veces tan infame como pueda o como pueda ser vivenciada.

Quizás alguna vez en cierta medida, en algún momento de nuestras vidas, muchos hemos sentido, sentimos o sentiremos estas preocupaciones, sobre todo ante lo imprevisible e impreciso, que se asume muchas veces amenazante, no se avergüence a muchas/os nos pasa.

Entonces, ¿Somos realmente conscientes de estos sucesos que nos bloquean, o preferimos pensar que estamos predestinados para estos sucesos? ¿Por qué nos bloqueamos ante estas situaciones?

Conciencia plena, significa poder desarrollar una perspectiva más amplia de los sucesos que asumimos emocionalmente de ello, en el aquí y ahora. De esta manera podemos realizar un ejercicio de análisis profundo y reflexivo que otorgue nuevos significados y el contenido de los mismos. Algo muy diferente a tener un pensamiento anticipatorio o profético (ansiedad anticipatoria)

Entonces si queremos tener una conciencia plena. nos ayudaría imaginar, qué contamos con recursos importantes y muchas veces desconocidos en nuestro interior, quizás con estrategias aún no han sido descubiertas, para poder gestionar y regular nuestras emociones ante circunstancias imprecisas e imprevisibles. Estrategias que puedan convertir estos pensamientos amenazantes en desafíos, creando así condiciones favorables y oportunas, que nos ayude a comprender que somos parte de un sistema de acontecimientos y factores diversos, los cuales componen nuestra existencia y la de otros.

Por lo tanto, no somos parte de una situación predestinada de acontecimientos posiblemente desafortunados, sino somos parte de situaciones donde podemos asumir estos mismos acontecimientos de manera distinta. En este sentido, estas situaciones, son oportunidades para encontrar un equilibrio mental entre nosotros y nuestro entorno, creando la posibilidad de descubrir nuestra aptitud y habilidad para cambiar nuestra primera impresión sobre las situaciones y de esta manera construir nuevas perspectivas, marcos, modelos mentales y paradigmas, generando nuevos puntos de vista y opciones de acción. Imaginemos la posibilidad de encontrar un equilibrio entre la razón y la intuición a través de un uso entrenado de nuestra percepción, experiencia e información. Y de esta forma poder replantearnos otro punto de vista sobre donde estamos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Que maravilloso!.

En esta ocasión, tenemos para tratar el tema a Javier Elcarte, Neuropsicólogo y psicoterapeuta de Navarra. Trabaja junto al equipo multidisciplinar de Vitaliza en Bilbao en la recuperación de la armonía mente cuerpo, con los últimos avances en neurociencia, neuropsicología y curación emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba